Muchas hembras creen que el apego nunca es de ellas, que nadie las toma en cuenta, no obstante, suelen ser solo percepciones propias.